Archivo para octubre, 2007

EL ESPECIAL DE LAS PELICULAS DE LA INDIA

Posted in especial, hindu, peliculas, srk on octubre 25, 2007 by devilinsideproducciones

Una muestra de sus films, “Om Shanti Om”

Posted in aishwarya, comentario, especial, foto, hindu, hritik, kajol, rani, saif, srk on octubre 25, 2007 by devilinsideproducciones

Como en la India –

Quien no se ha emocionado con una película romántica: Tom Hanks y Meg Ryan en “Tienes un e-mail”, Leonardo di Caprio y Kate Winslet en “Titanic” (helada situación de amor), Kevin Costner y Whitney Houston (antes de caer en desgracia) en “El Guardaespaldas”, o cualquier otra lacrimógena memorable del cine hollywoodense.Claro no llegamos al llanto, y eso que una de las intensiones de ver estas películas es tratar de identificarse con alguno de los personajes, pero salimos satisfechos después de verlas. Pero que pasa si tu intención es ver algo más extremo, algo que te haga suspirar, esbozar una sonrisa entre las lagrimas que rozan las mejillas, mientras en tu mente vienen algunas ideas; “podrá existir un amor tan fuerte”.

Hombres que ponen en riesgo sus vidas por el amor de una mujer, doncellas que enfrentan a sus familias por el amor del joven rechazado, música que nos hace bailar desde nuestros asientos, bailes impresionantes con vestuarios increíbles, toda una gama de recursos que las películas de la india han ido modificando a través de los años. Sigue leyendo

PERFILES

Posted in General on octubre 19, 2007 by devilinsideproducciones

Entre la soledad y la sociedad

Robert Andrade, responsable del Fondo Editorial del Pedagógico San Marcos, considera que sus logros son merecidos, pero confiesa “que lo dejaría todo por alguien que me ame”.

Su robusta figura, la actitud campechana, el 1,60 cm. de estatura y lo formal de su vestimenta opacan su edad, tiene treinta años pero parece de más. Robert Andrade, responsable del Fondo Editorial del Pedagógico San Marcos, nos abre las puertas de su oficina. Esta es sencilla, llena de los libros publicados por la editorial. En su escritorio no existen fotos, muestra tal vez de la soledad que él dice padecer.

Estudió historia en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, a penas comenzó sus estudios la necesidad lo llevó a buscar un trabajo en la academia Aduni. Si bien al comienzo solo era un profesor más en la plana de historia, poco a poco se fue ganando un espacio.

Fue por un tiempo el coordinador de la plana de historia de la academia, para luego seguir apoyando en las actividades de la institución. Siempre fue conocido como un profesor interesado en la cultura, eso fue clave en su designación como responsable del Fondo Editorial, claro que antes tuvo que prepararse apoyando a los encargados de ese entonces.

Sabe que su ascenso en la Asociación ADUNI no es de gratis, le ha costado incluso sacrificios en su vida personal. Bajando la mirada y la voz confiesa la soledad que siente. No es casado, tiene a alguien especial, pero que no llena sus expectativas sentimentales.

Se confiesa amante del buen cine y el teatro, le gusta ir con frecuencia mientras sea acompañado. No le gusta ir solo. Es en ese momento, que dice suele llamar a esa persona especial. Cuando quiere salir y conversar con alguien que escuche sus problemas.

El estrés de su trabajo puede ser duro pero sabe que es por un beneficio mayor a él. Su visión romántica de cambiar el mundo empieza por las publicaciones que él autoriza. Él dice que si hace algo es por el bien del colectivo.

Un comentario así nos abre la puerta para seguir indagando en la ideología de este melancólico hombre y de una institución que no suele ser cerrada al hablar de su pensamiento.

Sus opiniones son las de la asociación ADUNI. Año tras año jóvenes son inculcados con lo que él llama “la realidad del país”; reconoce que decirle a los estudiantes que, por ejemplo, Dios no existe o que hay un país que se beneficia con su trabajo no remunerado. Es difícil, pero para él las cosas son así y no las puede cambiar.

Al menos no por ahora. Todo el tiempo que se recogía sus lentes sin montura empezaba a hablar del cambio social, de lo importante que es la unión de los pueblos y que cada uno tiene una función en la nueva sociedad. A cada palabra o a cada pensamiento se sumaba una emoción más a su rostro.

De pronto su triste semblante había desaparecido, hablar de su ideología lo animo por un momento. Luego su emotividad fue bajando.

Sus ideas no lo han hecho un hombre frió ni calculador, todo lo contrario, sus palabras son siempre apuntando a una ética que no se desliga de la parte amorosa. Tal vez el campo en el que no le ha ido bien.

No se considera satisfecho con lo que ha logrado, sabe que lo que tiene a los 30 años ha sido fruto de su trabajo, pero hay momentos en los que sí pensaría dejarlo todo por alguien que diga amarlo.

Según sus propias palabras, tiene claro que habrá un momento que tendrá que abandonar sus sueños e intereses por una causa mayor, pero hasta que ese momento llegue le gustaría tener a alguien que lo entienda y esté a su lado todos los días.

Lleno de proyectos y publicaciones por venir, Robert Andrade aun ve futuro. De ideologías fuertes, la soledad es lo único que él confiesa, lo atormenta, pero cada día son sus ideas lo que hacen que este hombre trabaje por la sociedad, una en la que espera cambios radicales.

Posted in General on octubre 19, 2007 by devilinsideproducciones

Nos hacemos, nos inventamos y trascendemos por la escritura

Era la amiga de mi madre, estudiaron juntas durante su niñez. Ella la acompañó en sus travesuras y yo la conocí porque siempre visitaba a mi madre y nos contaba diversas anécdotas que me encantaban oír, por un simple hecho me echaba a reír a carcajadas.

Buscando a un personaje a quien entrevistar, me puse a divagar en pensar quien podría ser. Tendría que saber el porque la elegiría o lo elegiría, pensé en muchas personas pero no encontraba una razón o motivo que haría que me decidiese. Al día siguiente sabía que encontraría una entrevista sí o sí y recuerdo que al caminar decidí ir a una feria de libros en Miraflores, y la vi…no esperé más y me acerqué a ella le dije que como estaba y que había sido de su vida. Era Patricia de Souza, una amiga de infancia de mi madre, la vi aquel sábado por la noche y quedamos en vernos al día siguiente muy temprano para una pequeña entrevista que había prometido en brindarme. Creo que al final fue una mala idea: Patricia no despertaba siendo ya las nueve, hora que habíamos pactado. Las fiestas limeñas son intensas, pensé. Hasta que a las nueve y media observé a Patricia impecable, como si en la noche anterior todo hubiese estado en calma. La salude con una sonrisa entre los labios, ella tan risueña como siempre me devolvió el saludo y empezamos a hablar.

Quien lo iba imaginar antes estaba tan pendiente de mi familia y ahora nosotros lo estaríamos de ella, no ha cambiado casi nada sigue siendo tan sencilla y tan linda como siempre le dije a mi madre. Hoy no pudo venir a visitarte le dije,…tal vez un día de estos nos sorprenda, eso fue lo que me dijo al oído antes de partir a Francia.

Es una gran escritora y una gran cazadora de historias. Nació en Cora Cora, Ayacucho, 1964.Gran observadora proviene de un entorno que está repleto de historias. Novelista y traductora, ha colaborado con diversas publicaciones en España y Latinoamérica. Ha publicado las novelas: Cuando llegue la noche (1994), La mentira de un fauno (1998), Stabat Mater (2001). Su último libro “Electra en la Ciudad” (2006). Con su novela una vez más indaga los mundos interiores

Su última novela no sigue el curso de una historia lineal sino más bien fluyen cuadros, escenas. La realidad no va en una sola dirección. La realidad es fragmentada, esa es la fragmentación de la vida contemporánea, también los desplazamientos en el tiempo y el espacio.

Con está última novela sintió la necesidad de romper con figuras fundadoras de la identidad, en el caso del padre, del hombre. Hay una resistencia a la presencia masculina. No es nada nuevo, pero siempre es una lucha de poderes. Esta cuestión hoy en día está propiamente politizada, como la época exige personas autónomas, independientes, justamente hay que distanciarse de ese paternalismo que hay hacia las mujeres.

Me hablo de una frase de Rousseau cuando dice: “Yo necesito contar una parte de mi vida, sino soy mejor, al menos soy otro”. Uno busca redimirse y una cosa es escribir y otra escribirse. Es decir, nos hacemos, nos inventamos y trascendemos por la escritura.

Posted in General on octubre 19, 2007 by devilinsideproducciones

LA VIDA EN UN ‘ANIME’

Israel Arenaza Llacua, tiene 17 años y acaba de ingresar a la carrera de Psicología en la Universidad Nacional Federico Villarreal. También estudia ingles los sábados en el Headway College. Hasta ahí nada fuera de lo normal. Sin embargo al entrar en su habitación nos muestra unas cajas que al inicio tampoco llaman la atención, pero que según su conteo de hace días contienen un aproximado de 200 animes japoneses.

¿Como así te empezó a gustar los animes japoneses?

Desde cuando lo vi en televisión, comenzando por Dragon Ball, me llamo mucho la atención por la creatividad y la fantasía, tienen buenas historias. Eso fue lo que me motivó a ver anime regularmente.

¿Cual ha sido hasta ahora el mejor anime que has visto?

Bueno en si no tengo un anime favorito, pero si uno por genero, aunque si tuviera que elegir uno seria One Piece, ya que es un anime muy completo, tiene de todo un poco comedia, drama y acción y me gusta mucho su historia.

¿En que se diferencia los animes japoneses de los dibujos norteamericanos?

Los animes japoneses para mi son mucho más maduros, tienen historias mas serias y profundas, con un humor más sano que el de los norteamericanos. Siempre te dejan un mensaje o enseñanza en el transcurso de su historia, además que van dirigidos a un público mas joven, en cambio los norteamericanos son dedicados a un publico netamente infantil.

¿Cual crees que es le mejor genero en anime?

El Seinen, que es dedicado a un público relativamente adulto, y sus títulos contienen una trama profunda y con buenos mensajes.

Te identificas con algún personaje de un anime. ¿Por qué?

Talvez sea con Leouch, de “Code Geass”, ya que es una persona tímida con muy de buenos sentimientos, e inteligente pero débil físicamente.

¿Cuántos animes conforman tu colección? ¿Cuándo comenzaste a coleccionarlos?

Desde finales del 2005 hasta ahora tengo unos 200 títulos en mi colección y seguirán aumentando. El problema será el espacio ya que en DVDs son como 300. (Risas)

¿Solo los coleccionas o también los reproduces?

También los reproduzco y se los ofrezco a algunos amigos en especial. Normalmente los vendo a S./ 3.50 o a veces solo los regalo.

¿Conoces a otros jóvenes como tú que también coleccionen animes?

Si a muchos. Me reunía con ellos antes, pero ahora no puedo por falta de tiempo.

Realizan algún tipo de reuniones con estos amigos.

Sí, nos reuníamos los sábados en un centro comercial, o sino cada cierto tiempo suelen hacer fiestas anime.

¿En que consisten estas reuniones?

Es para intercambiar opiniones y compartir información. Además se escuchan temas de música japonesa y se hacen concursos de ‘cosplay’ (las personas se visten como su personaje favorito de anime) y de karaoke (en japonés).

¿Ha cambiado el anime tu forma de vida?

Si en cierta forma si me enseño muchas cosas, me hizo conocer muchos amigos y pasar buenos momentos.

¿Crees que en algún momento te aburrirás de ellos o seguirás coleccionándolos?

No, no lo creo. Los seguiré coleccionando, ya son parte de mi vida.

Posted in General on octubre 19, 2007 by devilinsideproducciones
Un oficio Peligroso

Isaías Zorrilla, policía retirado, taxista de profesión, a su vejez recuerda su vida con las características de sus labores: rectitud, esfuerzo, disciplina y honor.

Son las siete de la noche en punto, es miércoles un día regular, en las calles hay más personas que un día lunes, pero menos gente que un sábado. Eso lo sabe Isaías, un hombre de 67 años, que acaba de llegar a su casa, como todos los días, a la misma hora para seguir la misma rutina; darle un beso en la frente a su esposa, ofrecer un cariño a su perro pekinés, ir al baño a lavarse las manos, coger un pan de la mañana, irse a su cuarto a paso ligero, prender la televisión de 21” y echarse en la cama para ver mejor lo que ofrece la tv.

Entre el y el televisor no puede cruzarse nadie, es un sacrilegio el solo querer tocar el control remoto. A pesar de su cansancio él no puede dejar de ver las noticias que dan en todos lo canales, así sean las mismas, tiene que estar informado para cuando converse con un pasajero al día siguiente, puesto que el ser taxista también conlleva estar informado de la actualidad.

Pero no siempre fue un taxista (cosa que no le desagrada por supuesto), en la década del sesenta, cuando recién acababa de terminar la secundaria nocturna decide postular a las fuerzas policiales, en bien de su desarrollo familiar; para esa época ya contaba con esposa, dos hijos pequeños, y una madre que mantener.

Duro camino que recorrer, retomar los libros que pensaba había de dejar luego de ingresar a la decana de América (San Marcos, claro está) pero el ser abogado no lo sedujo del todo. Necesitaba dinero, ingresos, plata, para así poder dar de comer a su familia. Mientras daba el examen de ingreso a la policía recordaba las lecciones con su esposa que fervientemente se amanecía con el estudiando, mientras sus hijos dormían y su señora madre soñaba con un mañana mejor.

Ahora se ha sentado en la cama, esta dando comerciales, su esposa le trae una taza de leche y sus tostadas, “el ser diabético es duro”, toma despacio, mientras se queja de lo caliente que está su leche, “esta mujer jamás entenderá”.

El asimilarse a la policía no fue difícil, ya de por si era un hombre disciplinado, ordenado, limpio, y muy respetuoso de sus mayores. Eso lo aprendió solo, su madre siempre estuvo con el, nadie más le hacia falta, aunque nostálgicamente sabe que hubiera sido bueno que su padre aprobara lo que hacía, si solo hubiese estado presente, quizás su vida fuese distinta.

Pero no dejó de hacer taxi, es que la vida es dura de por si, y si uno vive en Lima, es aún peor. Le toco viajar a Tacna y Arequipa, destacado para poder ascender, es que era siempre tan respetuoso de sus jefes. Aunque conocía nueva gente, y todo este viaje era para algo bueno, le entristecía ver como sus hijos difícilmente se adaptaban a los lugares que llegaban.

De repente si su padre hubiese estado con él, hubiera hecho otra cosa, quizás ahora seria un abogado afuera de Palacio de Justicia, pero lo único que pasaba por su mente era la imagen de sus hijos y el poco tiempo que les dedicaba, pero es que tenia que seguir trabajando, así podían ellos vivir bien.

Se ha puesto su pijama en el baño, es que su educación (algo castrense o castrante), le prohíbe desvestirse en frente de sus conocidos, hijos, parientes cercanos, él es así, silencioso y robótico, como un soldado de la reina.

Para poder ejercer de taxista profesional en provincia tuvo que aprenderse las calles mientras realizaba su trabajo policial; ser chofer de cuanto Coronel le era asignado. Gracias a su memoria prodigiosa y una clase de suerte de ubicación, pudo seguir con ambos trabajos paralelamente, como lo iba haciendo desde que decidió salir adelante por si mismo, sin tener a su padre de apoyo.

En la PIP (Policía de Investigación Peruana, ahora inexistente), se aburría mucho, aunque no usaba el uniforme, sólo lo llevaba en ocasiones importante, o cuando se iba a sacar la foto para el carné. Lo bueno era hacerla de chofer, antes de que lo arrimaran con una fila de papeles interminables, el no estaba para eso.

En esa época ya tenia auto propio, así que obtenía algo más de su otro oficio, no mucho como el siempre aclara, pero si lo necesario para el “diario alimento”.

Sus nietas vienen y se abalanzan encima de su abuelo, que a pesar de pestañar de sueño, no deja de ver la tele. Es que a él nunca hay que dejar de saludarlo, equivale a una excomulgacion si alguien osa no saludarlo en su propia casa, por mas que esté ocupado siempre atina a decir: “¿Qué se dice?”.

Cuando regresó a Lima siguió laborando en ambos rubros, pero en la época del terrorismo el temor (y el terror), lo asustaban. Solía imitar a sus Coroneles y capitanes; abrazaba fuertemente a sus hijos y esposa antes de irse, por la posibilidad que le toque no regresar a su casa.

Cosa parecida sucedía a la hora de ir a trabajar en el Taxi, no sabia si iba a regresar, o si es que iba a regresar pero sin carro. Una tarde cuando había salido a hacer su rutinario paseo para recoger pasajeros que atender, se cruzo con tres hombres muy amables que solicitaron sus servicios, para esta época Isaías ya se había jubilado de la policía.

Cuando cruzaban por la calle de una conocida heladería de Jesús Maria, uno de los gentiles caballeros lo tomo de sorpresa, apuntándole con un arma, insistiéndole que siguiera manejando tranquilamente, puesto que querían llevarse su instrumento de trabajo. Por su mente pasaron dos opciones; enfrentarse a los malhechores o hacerles caso ya que todo estaba perdido. El buen hombre opto por la segunda opción.

Con un golpe en la cabeza, producto de la sacudida con la pistola, fue sacado violentamente del carro. Su auto que con tanto esfuerzo había comprado luego de alquilar tanto tiempo, de ahorrar, de su jubilación, ahora nuevamente se había quedado sin nada.

Me responde a las interrogantes con una aire entre tristeza y remembranza, en ocasiones se distrae por la bendita televisión, pero cuando la publicidad se hace presente, vuelve su mirada hacia mi, y se arregla sus lentes, el jamás se desubica cuando esta conversando, sus manos acompasan su hablar.

El sabe que haber ejercido dos oficios, entre peligrosos, absorbentes y rutinarios, lo han convertido en el alguien más tolerante, con rasgos de sapiencia informal. Tiene un carácter algo complicado “la gente me desespera”, pero a la vez aprende de ellos. Afirma estar cansado, pero sabe que debe seguir por sus hijos, nietos, por plata, por si mismo.

Lima nocturna

Posted in General on octubre 4, 2007 by devilinsideproducciones




Los lugares más conocidos de nuestra capital vista de noche